Verde Oliva, el “secreto” mejor guardado de Majadahonda

Hace un par de años, aunque no tengo muy bien medido el tiempo, poco antes de empezar mi nueva vida en Valencia, tuve la oportunidad de conocer un sitio muy especial: Verde Oliva.

He pasado gran parte de mi vida de estudiante entre las paredes de la majariega biblioteca de las “casas rojas”, viendo pasar unos cuantos negocios por el mismo local, entre ellos un pub irlandés donde solía ir a tomar algo después de estudiar. Me dio mucha pena cuando desapareció el pub, pero cuando vi que empezaban las obras y transformaban aquel lúgubre lugar en un sitio con colores claros, decoración cuidada y un ambiente mucho más acogedor, me dije para mí misma que seguro que me gustaría. Así nació Verde Oliva, entre ratos de estudio y ocio, formando parte de aquello a lo que pronto me acostumbré a ver cada día.

La primera vez que fui a Verde Oliva me encantó. Recuerdo que fue una reunión con amigas por alguna celebración, ocupábamos una mesa bastante grande y éramos de los pocos comensales que poblaban el local. La dueña nos recibió con cariño, deseosa de que probáramos las especialidades de la casa, logrando que así estuviéramos casi más comprometidas con la causa que cuando entramos.

1

Ese mismo recibimiento, aunque con algo más de cansancio y experiencia a sus espaldas, fue el que nos dieron la última vez. De nuevo reunión para celebrar, esta vez por algo más importante: la futura boda de una de nosotras. La única diferencia: el restaurante estaba lleno, algo que, por supuesto, me pareció una buenísima señal e hizo que me alegrara de inmediato por el equipo de Verde Oliva.

IMG_3180
Nuestra mesa

Después de echar unos cuantos vistazos fugaces a la carta, atropellados por las miles de historias que había para contar, conseguimos ponernos de acuerdo para pedir, y probamos:

Vasitos de sopa castellana de aperitivo, cortesía de la casa. Estaba nevando fuera, por lo que fue de agradecer que nos recibieran con algo calentito y tan rico;

2

ensalada de corujas con tomate raff;

3

croquetas de la casa, de jamón;

4

revuelto de setas de temporada con base de patatas y foie a la plancha;

5

merluza de pincho en salsa verde con verduritas;

IMG_3206

panuchos de cochinita pibil con aguacate y cebolla morada encurtida.

6

Y de postre: tarta de queso con fresas y manzana verde

7

y torrija de brioche con helado de vainilla de Madagascar.

8

La materia prima es la mejor, por lo que por supuesto todo estaba exquisito. Si tuviera que destacar algún plato en especial, me quedaría con la merluza, espectacular, y con la torrija.

Ya se ha convertido en tradición ir a Verde Oliva cuando coincidimos en Madrid para ponernos al día, así que sin duda volveré para seguir alimentando los recuerdos 🙂


Más información:

Dirección: Carretera de Boadilla, 2 (posterior). Majadahonda (Madrid)

Teléfono: 91 434 75 79

Precio: entre 25 y 35 euros por persona

Página web: http://verdeolivagastroteca.com/

Anuncios

2 thoughts on “Verde Oliva, el “secreto” mejor guardado de Majadahonda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s