Domingo en familia: cabrito asado en Santa María de la Alameda

Empezaba a hacer frío en Madrid y, cuando llega ese, para mí, ansiado momento, lo primero en lo que pienso es en platos de cuchara y asados consistentes para pasar el invierno. Pues bien, llegó un frío domingo de descanso en el que esa máxima no podía ser menos, así que toda la familia se puso en marcha pronto e hicimos una excursión a Santa María de la Alameda.

Se trata de un pequeño pueblo al que se accede a través de una carretera preciosa pero bastante antigua, y que se ubica justo antes de llegar a Ávila, pasado el puerto de La Cruz Verde, lugar de peregrinación por excelencia para los moteros. En la vía principal de Santa María de la Alameda encontramos el restaurante Santa María, la cuna del cabrito de la zona. Tiene una terraza bastante amplia en la que se puede tomar tranquilamente el aperitivo (si hace buen tiempo) y, en su interior, alberga dos salones con varias estancias, en las que se ofrece la posibilidad de celebrar eventos privados.

Después de dar un paseo por el pueblo y de haber recorrido con nuestros ojos todos los rincones de sus insuperables vistas, entramos en el restaurante para disfrutar de una comida de esas que hacen historia. Habíamos encargado un cabrito para cuatro, algo imprescindible si uno no quiere quedarse sin probarlo. Unos minutos después de sentarnos en la mesa, guiados por una camarera que no era del todo agradable, miramos la carta y nos decidimos por dos entrantes antes de probar el cabrito: una ensalada de rúcula con tomate y queso

Ensalada de rúcula con tomate y queso
Ensalada de rúcula con tomate y queso

y unos boletus rehogados con cebollita. Ambos platos estaban muy ricos, aunque tampoco eran nada del otro mundo.

Boletus
Boletus

Después llegó el cabrito, acompañado de patatas al horno: bastante bien hecho pero, para mi gusto, demasiado grasiento. Nos lo comimos a gusto, pero echamos de menos la ternura de la carne y la ausencia de grasa. Lamenté haber pedido cabrito ese día, pues vimos en otras mesas platos con buenísima pinta, chuletones, pescados… Que parecía que merecían más la pena que lo que nos sirvieron a nosotros.

Cabrito con patatas al horno
Cabrito con patatas al horno

Sin duda, lo mejor fue el postre: una copa de yogur con emulsión de frutas que estaba muy, muy buena, para repetir. No me dio tiempo a hacer ni foto, pues cuando quise darme cuenta, ya se había terminado.

Volveré a comer cabrito y a ver los paisajes de Santa María de la Alameda, pero dudo mucho que vuelva al restaurante Santa María.


Más información:

Dirección: Paseo Juan Carlos I, 29 (Santa María de la Alameda, Madrid)

Teléfono: 91 899 90 08

Precio: alrededor de 40 euros por persona

No tienen página web.

Anuncios

One thought on “Domingo en familia: cabrito asado en Santa María de la Alameda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s