Parmigiana de berenjenas (a mi manera)

Me encanta la cocina mediterránea, por encima de todas las demás. Los sabores del aceite de oliva, el tomate natural, las verduras frescas, los quesos, las especias… Son con los que más me identifico.

Hace unos años, mi madre volvió de Italia con una nueva (o no tan nueva) receta: Parmigiana de berenjenas, una lasaña en la que las berenjenas hacen la función que haría cualquier placa de pasta tradicional lo que hace que se convierta en un plato mucho más sano y natural, además de apto para todos.

Parmigiana de berenjenas

Se trata de una receta tradicional del sur de Italia que es bastante lenta de elaborar, pero muy agradecida a la hora de comer. La foto que le hice no hace justicia a cómo estaba, pero os lo podéis imaginar 😉 ¡Aquí van todos los detalles!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 berenjenas grandes (pueden ser las negras o las rayadas)
  • 2 bolas de mozzarella fresca de búfala
  • 200 grs. de carne de ternera picada
  • 1 cebolla
  • queso parmesano
  • tomate frito casero
  • albahaca
  • aceite de oliva
  • pimienta negra molida
  • sal

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Pelamos las berenjenas y las cortamos a lo largo en lonchas muy finitas. Picamos la cebolla en dados pequeños y la ponemos en la sartén con un chorrito de aceite de oliva a fuego medio.

Mientras se pocha la cebolla, vamos haciendo la berenjena a la plancha. Cogemos una sartén o plancha, añadimos unas gotas de aceite de oliva y vamos poniendo y quitando berenjenas, que retiraremos cuando estén hechas en un plato aparte y reservaremos hasta el momento en que tengamos que montar la parmesana.

Una vez tengamos la cebolla lista (cuando esté transparente), añadimos la carne picada a la sartén y lo mezclamos todo. Ponemos sal y pimienta y salteamos hasta que la carne esté hecha. Retiramos la carne del fuego.

Escurrimos el agua de la mozzarella y cortamos las bolas en trozos finitos. Por otra parte, rallamos el queso parmesano. Cogemos una fuente rectangular de tamaño mediano y empezamos a colocar las capas de nuestra parmesana. Primero, empezamos con una capa de berenjenas, cubriendo toda la base de la fuente. Encima de ellas, colocamos unos cuantos trocitos de mozzarella, una capa fina de la carne salteada y, encima, tomate frito. Vamos repitiendo paso por paso hasta que completamos la parmesana con una última capa de berenjena. Por encima ponemos un poco de tomate y espolvoreamos el queso parmesano que habíamos rallado.

Metemos en el horno para que termine de hacerse todo junto y se gratine, unos 20 minutos aproximadamente. Podemos poner, encima del queso rallado, unas hojas de albahaca fresca, que le darán un gran sabor a la parmesana (si os gusta más incluir la albahaca cuando hagáis el tomate, también quedará genial). A los 20 minutos, se debe subir la temperatura del horno (a unos 210ºC) para que se dore un poquito, durante unos 5 minutos y controlando que no se queme.

Una vez esté gratinado el queso, ya estará lista nuestra parmesana. ¡A disfrutar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s